04 marzo 2009


El pueblo saharaui tiene motivos para atisbar cierta esperanza en el futuro cercano. Las gestiones emprendidas por el enviado de Naciones Unidas para el Sáhara, Christopher Ross, parece que pretenden reconducir el centro de gravedad del conflicto hacia el soporte de la legalidad internacional. No sería mala noticia.

Tampoco sería un mal paso que se ampliase el mandato de la MINURSO para que vigilase el respeto a los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Porque imagino que tiene que ser muy complejo emprender una negociación mientras que una de las partes está siendo pisoteada cada día por quien se sienta en la mesa frente a ti.

La foto no tiene nada que ver con el post –o tal vez sí- pero me apetecía traer un par de sonrisas a CAMINANDO.
.
Actualización del 5 de marzo
Ayer leímos en el diario PÚBLICO un excelente análisis de José Manuel Taboada, presidente de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara. Te invito a leerlo pincha aquí

8 comentarios:

Edgardo dijo...

Es verdad, pero el conflicto del Sáhara tiene demasiados intereses encontrados y mucho de negociado que impiden un normal funcionamiento de las instituciones nacionales (si es que hay alguna que funcione como corresponde) y las internacionales.

Las Naciones Unidas hace tiempo dejaron de ser una puerta de solución a un conflicto determinado, hace falta ver el papel que jugo en la guerra de Irak, o entre Palestinos y Judíos, o entre Judíos y el Hezbollah, por nombrar algunos, o el papel que juega en el resto de África o en Haití. No digo que este mal, todo lo contrario, pero descree en el papel de la ONU, porque todos los días se demuestra que el poder esta en otro lado y quienes dirigen el planeta también se sientan en otra mesa.

Claro que es muy complejo emprender una negociación mientras una de las partes está siendo pisoteada, no habría ninguna negociación, mas bien una farsa y una imposición, pero cuando fue distinto en esa región del planeta.

Entiendo el sentido de las Naciones Unidas, mas aún su sentido practico, ese que realizan no los directivos, sino los militantes, esas miles de personas que día a día se enfrentan a diferentes realidades violentas, psicológicas, humanitarias y sociológicas diversas que en generar son demasiado complicadas de llevar adelante, pero sin embargo logran superar esos angustias y conflictos y dan una mano muy necesaria. Pero a nivel directivo, dejan mucho que desear.

Interesante texto y reflexión, pero aún mejor el blog que has creado.

Un saludo.

HologramaBlanco

conxawah dijo...

¿Alguien duda que lo vamos a conseguir?????????

Rosa dijo...

YO, no tengo la más mínima duda... el Sáhara será libre!!!.

Un abrazo.

Cornelivs dijo...

¡Un abrazo...!

Ivan Ignacio dijo...

Muy buen post, gracias por la información.
Realmente espero que todo se solucione, y tengamos un mundo mejor.

blogochentaburgos dijo...

Buena información muy ilustrativa y solidaria

Merche Pallarés dijo...

Os deseo a todos lo mejor. Besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

Gracias, shukran por vuestros comentarios, especialmente a quienes os habéis animado por primera vez.
Que no le quepa duda a nadie:

"Habrá un día en que todos
al levantar la vista
veremos una tierra
que ponga Libertad"

De una hermosa canción de Labordeta con la que me he levantado esta mañana.