02 noviembre 2008

Memoria histórica IV


He venido a saludaros y vivir unas horas con vosotros; conozco vuestro espíritu, vuestra disciplina y vuestra eficacia. Siento no poder estar más tiempo aquí, con estas magníficas unidades, pero quería daros personalmente la seguridad de que se hará cuanto sea necesario para que nuestro Ejército conserve intacto su prestigio y el honor.

España cumplirá sus compromisos y tratará de mantener la paz, don precioso que tenemos que conservar. No se debe poner en peligro vida humana alguna cuando se ofrecen soluciones justas y desinteresadas y se busca con afán la cooperación y entendimiento entre los pueblos.
Deseamos proteger también los legítimos derechos de la población civil saharaui, ya que nuestra misión en el mundo y nuestra historia nos lo exigen.


Juan Carlos de Borbón, Príncipe de España pronuncia estas palabras en el casino militar de El Aaiún el domingo 2 de noviembre de 1975, hace exactamente 33 años.


En este caso, creo que es necesario aportar algún comentario que contextualice estas palabras. Juan Carlos de Borbón ostentaba en aquel momento el título de “Príncipe de España”, un verdadero anacronismo, y había sido designado por Franco “sucesor a título de Rey” a la jefatura del Estado ¿Alguien cree que la Transición pacífica que se estaba fraguando en aquellos días hubiese sido como fue si España se hubiese visto inmersa en una guerra colonial -no ya con el reino de Marruecos- sino con grupos de guerrilleros alentados por aquel? ¿Podemos cargar sobre las espaldas de Juan Carlos –os recuerdo que alguno, con gran visión histórica, le apodó “el breve”- la responsabilidad de las decisiones que se tomaron en aquellos momentos? No son disculpas a la vergonzosa actitud de nuestro país, son simplemente preguntas. La Historia, así, con mayúsculas, está ahí para quien quiera pueda acudir a ella.

7 comentarios:

conxawah dijo...

Ninguna excusa sirve para entregar a un pueblo, a seres humanos inocentes a quien quiere exterminarlos. Muchas personas fueron masacradas, muchos niños y ancianos y aún hoy ese pueblo sigue padeciendo por lo que se hizo entonces. Es así de claro. A muchos de estos la Historia no les absolverá.

BIPOLAR dijo...

Un buen discurso tildado de honor, valor, unidad y paz, lo prepara cualquiera, otra cosa es el que asume leer lo que le ponen por delante, lo haya o no, escrito él.

Merche Pallarés dijo...

Se dicen muchas palabras, bla,bla,bla, que al final se las lleva el viento... Vivimos en un mundo MUY hipócrita, querido Fran. Muchos besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

Conxawah
Es mucho el dolor causado... no te falta razón.

Bipolar
Los discursos quedan atronadoramente huecos.

Merche
El mundo es hipócrita porque muchos de nosotros lo somos.
Un abrazote.

Antònia P. dijo...

La entrega del Sahara estaba ya pactada de antemano.
Recuerdo muy bien que las madres de los jóvenes que iban a entrar en quintas se pasaban un año llorando por si acaso les tocaba África.
Pero tal vez, si la actitud del gobierno español ´los que Ruiz Miguel califica de entreguistas, por razones puramente económicas (para su bolsillo) hubieran actuado diplomáticamente las cosas o hubieran sucedido como sucedieron y se hubieran evitado muchos sufrimientos.
En aquel entonces todo el mundo deseaba hacer tabla rasa y que la transición fuera pacífica. Escondimos la basura debajo de la alfombra pero no hicimos una limpieza profunda. La basura al final acaba por oler mal.
Un abrazo grande.

Anónimo dijo...

despues de aquel discurso(palabras de engaño),tanto para los españoles como los saharauies,que siempre han sentido españoles.los saharauies han jurado bandera,han trabajo como españoles,han servido a la querida patria,han sufrido la dictadura,como cualquier español,solo la direncia de que para los españoes la muerte de Franco ha significado mas de 25 años de prosperidad,paz,democracia y bien estar. Para los saharauies ha significado mas 33 años en medio de la nada,viviendo en el desierto mas inhospito del planeta.sin nigunas espetativas de futuro cierto,viviendo de las limosnas de ayudas de humanitaria sujetas a los politicos de turno

Francisco O. Campillo dijo...

Antònia
Intuyo que una vez más, estamos de acuerdo en lo fundamental.

Anónimo
¡Qué difícil es contestar a alguien que no se identifica! Sólo una puntualización: los saharauis se han sentido siempre... saharauis.