21 noviembre 2008

El Aaiún

Cuando aquel infame noviembre
se vistió de negro y con su guadaña
cortó mi ombligo
todo se volcó contigo.

Luego el tentáculo de la guerra
nubló con pólvora nuestro espacio.

Alguien en la trinchera gritó tu nombre
y desde entonces en cada corazón que va
dejando para el dolor una esperanza
me resuena tu nombre.

Saleh Abdalahi

A quienes construyen, día a día,
SÁHARA RESISTE con un rigor admirable porque nos ayudan a conocer la realidad del movimiento solidario.

4 comentarios:

SAHARA RESISTE dijo...

Mil gracias, Fran.
Sahara Resiste tan sólo es el espejo en el que se reflejan amigos y compañeros maravillosos como tú, CAMINANDO EN EL DESIERTO, Shukran y muchos otros esfuerzos solidarios repletos de dignidad.
Esperamos ansiosos el día en que vuestras luces, todas juntas, se fundan en un mismo destello deslumbrante que nos obligue, por unos segundos, a cerrar nuestras miradas, todas las miradas, para abrirlas luego de nuevo y comprobar que no fue un sueño, sino el bello estallido de un Sáhara Libre.
Un fuerte abrazo,
Sahara Resiste

Merche Pallarés dijo...

Les deseo todo lo mejor. ¡Ojalá! un Sahara libre se haga realidad pronto. Bello poema. Besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

SÁHARA RESISTE
El camino es largo, es importante apreciar a los buenos compañeros.

Merche
Gracias, shukran por estar siempre ahí.

BIPOLAR dijo...

Es terrible que te echen de "tu" tierra para meter a otros...

como no se puede comprender
no se puede justificar

lo que entre todos hicieron
unos ejecutaban
y otros miraban hacia otro lado