30 octubre 2008

La inocencia perdida

Hoy, DIARIO DE BURGOS publica mi opinión sobre un tema que me ha afectado en los últimos días. Aquí la tenéis.

La Red, Internet, nos ofrece infinidad de oportunidades. Una de las que está experimentando un mayor crecimiento es la posibilidad de que alguien como yo, que jamás ha hecho nada excepcional, pueda publicar sus opiniones de manera sencilla y gratuita. Y lo más sorprendente es que otras personas leen lo que tú escribes ¿Por qué ese alguien construye un sitio en la web donde expone sus puntos de vista? Por la misma y sencilla razón que los homínidos de Atapuerca –nuestros abuelos- celebraban sus rituales comunitarios: porque todos sentimos la imperiosa necesidad de comunicarnos, de sobrepasar nuestro propio yo.

Este juego que parece inocente, no lo es en absoluto. Hace tan sólo una semana, la muerte de Miguel Ángel Manzano –para nosotros siempre será
“Manzacosas”- nos ha descubierto la realidad. Ciertas inter-relaciones que se producen de manera virtual son capaces de crear lazos afectivos de una fortaleza incuestionable. Es realmente peligroso. Estás leyendo casi cada día el “yo” de otro ser humano y sin que te percates ¡Zas! Se ha creado una amistad.

Tengo vecinos con los que sólo he cruzado una docena de saludos de fría cordialidad. En contrapartida, hace años que visito algunos blogs en los que su autor publica sus puntos de vista con honestidad y absoluta sinceridad. Y ahí está el verdadero peligro.

Todos nosotros, los blogueros, tenemos nuestras hipotecas y los trabajos que permiten que el banco nos deje ese piso, y nos preocupamos por la educación de nuestros hijos. Pagamos nuestros impuestos y algunos –la inmensa mayoría- creemos que un mundo mejor y más justo es posible. Y ahora, Manza, nos ha enseñado una dura lección: cuando quieres a alguien, su pérdida te deja una herida dolorosa. Lo contrario sería lo realmente preocupante.

Si quieres conocer la labor de los burgaleses en la Red teclea en Google “Burgosfera”, pero ten cuidado, ya te he avisado del peligro.

8 comentarios:

blogochentaburgos dijo...

Lo he leido en formato papel y, suscribo plenamente.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Firmo lo escrito.

LUISA M. dijo...

Estupendo artículo, Francisco, escrito con cabeza y mucho corazón.
He descubierto hoy tu blog (llego desde La Acequia de Pedro Ojeda) y me ha parecido magnífico. La Burgosfera, por lo que veo, es una red de comunicación y de amistad que extiende sus lazos cada vez más.
He leído también algunas de las entradas anteriores (la del bibliobús, la de shukran, la que explica el nombre "Caminando..."). Felicidades por este trabajo y por tu labor solidaria en el blog.
Cuenta con mi voto en los premios de 20 minutos, por suerte, aún no había votado ningún blog en la categoría que participas y voy a hacerlo ahora mismo.
Volveré a visitar el blog de vez en cuando, vale la pena. Saludos.

Merche Pallarés dijo...

Querido Fran, ésto de los blogs es una experiencia maravillosa. Me ha alucinado cómo al conoceros sentí que ya os conocía de toda la vida...¡Qué fuerte! Sigo añorando a MANZA. Me hubiese gustado tanto conocerle pero me llena el hecho de haber pisado la misma tierra que el adoraba, su querido Burgos. Una ciudad preciosa que me ha gustado muchísimo. Besotes, M.

J.R.Justo dijo...

Buen articulo, Fran, veo que tu corazón solidario se extiende más alla de las últimas dunas.

Un abrazo.

Antònia P. dijo...

Fran, este artículo llega tarde. Ya no puedo hacer nada para evitar el peligro.
Si no, ¿a santo de qué hubiéramos venido hasta Burgos?
Detrás de los blogs hay personas maravillosas.
Un abrazo.

Francisco O. Campillo dijo...

Blogochentaburgos
Gracias, shukran.

Pedro
¡Qué lacónicos estamos!

Luisa
Si vienes de LA ACEQUIA... vienes de buen sitio ;-). Agradezco tus palabras y espero que vuelvas. Siempre serás bien recibida.

Merche
Todos hemos sentido unos lazos que nos unen pero que tal vez desconocíamos.

J.R. Justo
...Hasta el infinito y más allá.

Antònia
El artículo es un aviso a los nuevos incautos, nosotros ya no tenemos arreglo.

BIPOLAR dijo...

Quizás ésta sea la forma de conocer a las personas. Hasta ahora, nos hemos basado en el primer impulso que nos transmite la vista... Aquí hay una imagen más profunda.
Querido enemigo :P