27 septiembre 2008

La delicia de aprender de nuestros hijos

Mi hija María tiene doce años. Como ella dice, ya no es una niña... ya es una adolescente. Hace tiempo que me recomendó un libro –me encanta esa inversión de papeles- y hoy lo he leído del tirón.

Es un libro que habla de vallas y muros. De gente que se cree superior y de gente que sufre y muere por sus delirios. Pero, sobre todo, es la historia de dos niños capaces de superar todas las barreras con la fuerza de su inocencia.

María me ha sorprendido. O tal vez no.

Si tienes oportunidad, y no lo has hecho todavía, no dejes de leer “El niño con el pijama de rayas”

10 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Si sabemos escucharlos, nuestros hijos nos hacen mejores.

Isabel dijo...

Si que he leido el libro, es tierno, por la inocencia del pequeño narrador, desgarrador por lo que narra, y triste por su final. Supongo que para una niña de 12 años habrá sido muy duro, a mi con 52 me dejó muy triste, pero es muy bonito y desde luego yo también recomiendo a todos leerlo.
Un beso desde Madrid

Merche Pallarés dijo...

Ese libro para una niña de 12 debe ser muy interesante pero es otra vuelta mas de la propaganda sionista que tienen que tener despierto el holocausto en todas las generaciones. Fue horrible y cruel, el holocausto, pero no solo murieron judios sino tambien gays, gitanos, minusválidos y demás marginados. Sin embargo lo que pasa en Palestina y a los palestinos desde hace 50 años, no tiene perdón de dios. De eso no se habla, bueno si, cuando un palestino se inmola y mata a israelies, entonces se hace un gran despliegue mediático pero cuando los israelies matan a familias enteras inocentes, arrasan sus casas, roban sus tierras, eso se tapa rapídamente a nivel mediático. Curioso ¿no te parece? Besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

Pedro
Tú lo has dicho, si sabemos escucharlos.

Isabel
En primer lugar, bienvenida a CAMINANDO.
En cuanto a la impresión que provoca esa lectura en una niña de 12 años... no sé realmente cual ha sido, pero creo que María es ahora un poquito mejor. Y yo también.

Merche
Lamento no estar de acuerdo con el sentido de tu comentario.

En el siglo XX en Europa -esa vieja Europa de la que a veces nos sentimos tan orgullosos- se cometieron los crímenes más atroces de la Humanidad. Debemos saberlo y no olvidarlo.

La situación actual es Palestina es otro tema. No puedo comprender como un pueblo que ha sufrido la barbarie como lo ha hecho el pueblo judío puede hacer lo que está haciendo ahora; pero esa, esa es harina de otro costal.

BIPOLAR dijo...

Respecto al libro a mi me pareció muy previsible. Creo que la película tiene muy buena pinta. Y lo importante es la historia, para que no se olvide nunca y no se vuelva a repetir.

Es una gozada que los hijos nos recomienden libros :)

Merche Pallarés dijo...

Fran, eres joven y la "propaganda" tambien te ha calado. Sí, no lo niego, el holocausto fue de lo mas cruel y nefasto que ha podido pasar en Europa en este siglo (bueno, el siglo pasado...) pero lo que encuentro injusto es que la propaganda sionista mantenga viva esa tragedia de los "suyos", obviando a los demás que sufrieron el mismo destino. Yo a los 13 años leí el diario de Anna Frank, despues leí todos los libros de Leon Uris "Exodo", "Mila 18", y muchos mas de cuyos títulos no me acuerdo en este momento. Vi todas las peliculas y series televisivas sobre el holocausto. Querido, a mis 64 estoy francamente HARTA. Y, lo que me da más pena es la situación actual de los palestinos. Claro, ellos no escriben libros, no hacen peliculas ni series televisivas pero su situación es MUY cruel, eso lo tenemos que admitir. ¡Ojalá! tuvieramos un movimiento de solidaridad hacia los palestinos al igual que lo tenemos hacia los saharauis. Un pueblo despojado de sus tierras por intereses políticos, marginados en cada vez más pequeños trozos de tierra, con un muro de la vergüenza separando las familias y las tierras. Esto, querido Fran, sí que lo encuentro vergonzoso y MUY injusto. Es que el síndrome de Shylock (Merchant of Venice) de Shakespeare "ojo por ojo y diente por diente" a mi no me va. (He conocido a israelies pro palestinos que admiro enormemente). Besotes, M.

Antònia P. dijo...

Cuando se invierten los papeles entre nuestros hijos y nosostros, es un momento muy especial.
Pienso leer el libro o a ver si consigo ver la película.
Un abrazo para ti y otro para tus hijas.

menta fresca dijo...

hola, saludarte mientras te escucho el podcasts con Pep.
Tengo pendiente este libro para leer.

Francisco O. Campillo dijo...

Bipolar
Tal vez el libro sea previsible... a mi me ha gustado. Y sí, es cierto que es una gozada que nuestros hijos nos recomienden libros.

Merche
Soy joven e inexperto ;-)

Antònia
Tengo la certeza de que la lectura del libro te aportará emociones intensas.

Menta Fresca
Escucha el podcast con paciencia... y con cariño. Y no demores esta lectura, merece la pena.

Merche Pallarés dijo...

Querido Fran, inexperto no eres, jóven sí. Besotes, M.