18 agosto 2008

Dura Hamada


Comienza el retorno. Diez mil corazones inocentes regresan al exilio. La tierra de la hamada de Tinduf es dura como una piedra… o como el corazón de algunos desalmados.
Pero siempre, siempre, hay que mirar adelante.

2 comentarios:

Antònia P. dijo...

Fran ¿veo un arco iris en esta foto?
Todo un símbolo.
Seguiremos caminando hasta llegar al Atlántico.
Un abrazo.

Francisco O. Campillo dijo...

Antònia
Es algo parecido; al fin y al cabo es un efecto de la luz de la óptica de la cámara pero a mi también me gusta verlo como una señal de optimismo.
Seguiremos hasta el Atlántico.