05 junio 2008

Los antecedentes


Hay una idea básica en todo el largo proceso de la crisis del Sáhara que no ha sido suficientemente resaltada. Sólo un régimen dictatorial y autoritario surgido de la imposición en la Guerra Civil, en cuya ideología estaban incrustados el temor y la repulsión a toda apertura democrática y a todo sistema que mantuviera una similitud de apariencia revolucionaria hubiera sido capaz de consumar la entrega de un territorio bajo su dependencia a otra nación.

José Ramón Diego Aguirre


Militar español responsable de los Servicios de Inteligencia en el Sáhara durante la última etapa colonial. Nombrado Ciudadano de Honor de la RASD por su encomiable labor a favor del pueblo saharaui. Sus cenizas reposan en los territorios liberados.

3 comentarios:

Antònia P. dijo...

Diego Aguirre tiene toda la razón aunque no podemos echar toda la culpa al franquismo. La responsabilidad de la cesión sí. Pero los culpables de la actual situación del Sàhara Occidental son todos los gobiernos que siguieron al régimen autoritario y dictatorial surgido de la guerra civil.
Además de Francia y los Estados Unidos que propiciaron y apoyaron la invasión.
Excelente post Fran, de vez en cuando, convine hacer un poco de memoria histórica.
Creo haber leído por ahí, cuando murió el viejo coronel, que la mitad de sus cenizas están en Tifariti y la otra mitad con su esposa. Los dos grandes amores de este hombre extraordinario.
Un abrazo solidario.

Merche Pallarés dijo...

No le conocia a este señor, pero por lo que comentais, tu y Antonia, debió de ser excepcional. Besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

Antònia
Lo que has leído es cierto. O al menos yo también he leído lo mismo.

Merche
José Ramón Diego Aguirre es un gran desconocido, por desgracia. Era un militar con gran vocación y sólidos principios democráticos. Por ello dedicó los últimos años de su vida a defender la causa saharaui y a difundirla desde el rigor del historiador.
la figura de Diego Aguirre daría para una extraordinaria tesís doctoral. Sin ninguna duda.