09 mayo 2008

Por qué soy un bloguero


Hace unos días, compartía en CAMINANDO mi deseo de que este blog dejase de ser “necesario”. Nada me gustaría más. Y ahí estaba Pedro para ponerme los pies en la tierra. Ahora… creo que se pasó un poquito. Y no pienso callarme. Llegó a afirmar que este sitio que visitas será una de las mayores herencias que les dejaré a mis hijas ¡Pobrecitas!


Jamás pude imaginar que una bitácora sobre el Sáhara pudiese emprender una andadura que ya va para tres años. Todo surgió cuando quienes compartíamos un ilusionante proyecto, empezábamos a saturarnos con el email porque teníamos prisa y muchas cosas que decir. Un buen día, consultando el Google, se me ofreció la oportunidad de contar lo que yo quisiese de forma sencilla. Y resultó ser cierto. Así no daba la paliza a nadie porque sólo visitaría ese “sitio idílico” quien quisiese y de manera totalmente voluntaria.


Creo que soy un bloguero atípico. No por la temática –que también- sino porque el blog es bastante espartano –uso una plantilla sin modificar, por ejemplo-, odio los memes y no dispongo de ningún control sobre las visitas. Me desilusionaría comprobar que no viene nadie y me abrumaría ser seguido por una multitud de cienes de caminantes. Pero si rascamos un poquito la costra que a todos nos lastra, comparto una inquietud con todos los blogueros: el íntimo deseo de comunicarme. Esa necesidad de contar cosas que hizo que nuestra especie descubriese el lenguaje y que nos ha llevado hasta aquí, a creernos que delante de una máquina podemos colaborar a construir un mundo mejor. Afortunadamente, la máquina es sólo una herramienta.


¡Ah! Se me olvidaba. Soy bloguero porque desde muy pequeño he deseado ser alguien de mal vivir y peor reputación.


Este post se lo dedico a Blogofago, sin tilde, a quien tanto debo.

19 comentarios:

migramundo dijo...

Tu último comentario da buena fe de cómo somos un poco los blogueros, que renunciamos a tiempo libre para dedicarlo a contarnos cosas entre nosotros y al mundo que quiera leernos. Pero tiene su compensación moral. Saludos.

Blogofago dijo...

Gracias Fran.

Sabes que tambien se te quiere :)

Donde crees que iremos los blogueros: ¿ AL cielo o al infierno??

Antònia P. dijo...

Hola Fran, ese deseo de ser alguien de mal vivir y peor reputación está plenamente compartido y la necesidad de comunicarme también.
Mis comienzos fueron por curiosidad, para ver qué de nuevo ofrecía esto de los blogs y qué ventajas tenía sobre las webs tradicionales. Había hecho un cursillo de páginas web y aunque las encuentro gratificantes me parecían poco ágiles y muy pesadas de actualizar.
Copypasteaba noticias hasta que me dí cuenta de que podía decir lo que quisiera.
Y aprendí a modificar la plantilla en html, me pasé toda una tarde intentando poner la cabecera de los camellos y algo menos en poner la foto del blog en castellano.
Como maestra, que aunque no ejerza, siempre lo seré, me dí cuenta de las posibilidades educativas y hasta intenté convencer algún compañero. Nadie me hacía puñetero caso, me sentía como una chiflada "colgada" de un espacio en la red.
Ahora "mi escuela" tiene un blog y muchas otras también.
Comparto también el deseo de que pronto estos blogs dejen de tener su razón, porque aunque estoy enganchada, siempre encontraría cosas para explicar.
Un besito a estas blogueras tan guapas y un abrazo solidario para tí.

Raúl Urbina dijo...

Creo Fran, que has elegido el mejor camino: una buena causa, una buena compañía y la "contaminación" vital de todo buen bloguero. Ese magnífico lenguaje que usas para esa magnífica causa es tu seña de identidad. No la pierdas nunca... y no te olvides, tampoco, de ser un poco "canalla". Creo que es una realidad como un templo afirmar que "Caminando" es uno de esos blogs que nos sirven de referencia a muchos y nos ayudan a construir el nuestro. Un abrazo

Pep dijo...

Bueno, pues como dijo alguien soy blogero porqué me da la gana, porqué nadie me lo impone, porqué digo lo que quiero y sobretodo porqué me siento libre. Poco a poco conoces a gente interesante, lees textos impresionantes y acabas por aceptar lo que eres, un inconformista!
Un largo y libre abrazo para todos

Francisco O. Campillo dijo...

Migramundo
¡Claro que tiene su compensación! Por eso seguimos erre que erre.

Blogofago
Menuda preguntita. Pues no sé. Supongo que al Cielo, pero espero que sea divertido ;-)

Antònia
Alguien que modifica la plantilla en HTML merece todos mis respetos. Acabo de dar dos besitos de tu parte.

Raúl
Tú, que construyes un blog, sabes perfectamente que la calidad de una bitácora depende en gran medidad de sus visitantes. Porque esa realimentación es un estímulo constante.

Pep
De inconformista a inconformista... un abrazote solidario

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

A pesar de todo, querido Fran, ya sabes que es mejor dejarlas este blog que una hipoteca...
Si se consiguiera que ya no fuera necesario para la causa que lo fundó, ellas encontrarán su propio desierto que caminar con tu ánimo.
Por lo demás, ya no tenemos remedio, así que perseveremos.
Un abrazo.

Francisco O. Campillo dijo...

Pedro
Debo reconocer que ya había pensado lo de la hipoteca. Con Mariam ha funcionado, nos mantiene muy unidos.

menta fresca dijo...

llamenme loca o cuerda, boba o sabia, me da igual.Soy catalana y en mi país nos llamamos blogcaires, llamenme como quieran pero el blog me ha abierto una puerta ante una oscuridad de la que todavia no puedo salir, pero tengo una puerta! os leo, me leeis, yo que sé, que más da, enriquecer poco a poco estos momentos que llenan nuestras vidas. Yo nunca he deseado ser alguien de mal vivir y peor reputación y asi me va, o sea que ya va siendo hora de que cambie. Una amiga os da las gracias por existir.

Macacolandia dijo...

Yo...soy bloguero por que el mundo me ha hecho así...

Que sepas que alguien si que viene.
Yo me paso de vez en cuando.

Saludos

joaquina dijo...

Caminando uno consigue llevar las palabras muy lejos, allí donde se necesitan. Y la utopía se hace más pequeña cuando el objetivo se alcanza, con el milagro de que otra utopía nos llama de nuevo a caminar.
Un abrazo!

Euphorbia dijo...

Hola Fran, te he conocido a través de Antònia en un bucle de blogs que me ha llevado de regreso al punto de partida:

http://euphorbia-bcn.blogspot.com/2008/05/la-blogoesfera-es-un-pauelo.html

Me gusta mucho tu blog y si no te importa iré viniendo de visita.

Saludos de otra bloguera con deseos de comunicarse.

Francisco O. Campillo dijo...

Menta Fresca
Gracias, shukran a ti por reposar un ratito en CAMINANDO.

Macacolandia
Cuando vinienes -cuando tú quieras- eres bienvenido.

Joaquina
Te veo muy "Galeana" últimamente ;-)

Euphorbia
¿Cómo me va a importar que vengas? Todo lo contrario.

Merche Pallarés dijo...

Esto de los blogs a mi me ha dado vida e ilusión y ya ni veo a mi querido y admirado Iñaki Gabilondo en su noticiario. De hecho no veo la tele excepto "Amar en Tiempos Revueltos" y la serie "La Señora" que las grabo. Me encantan. De vez en cuando grabo tambien "Informe Semanal" para recordar viejos tiempos. Lo que haces, tu, Antonia y otros por los saharuis es muy encomiable. Creo que va a ser una gran herencia para tus hijas (guapísimas por cierto) y esperemos que cuando sean adultas no tengan que luchar tanto por ese pueblo desdichado e injustamente marginado, como lo haces tu. Besotes, M.

Caelio dijo...

Fran, ser bloguero, sin lucro de ningún tipo, es aportar ideas, pensamientos sin obtener nada a cambio, el sano ejercicio de aportar. Los lectores y comentaristas son el único aliciente que te empuja a seguir.

Soy bloguero porque desde muy pequeño he deseado ser alguien de mal vivir y peor reputación..
Es quizás por esto que Caelio es de los de colmillo retorcido.

Ánimo, Fran

Francisco O. Campillo dijo...

Merche
La verdad es que esto de los blogs es realmente divertido.

Caelio
Ten cuidado con el colmillo retorcido porque te hace muy difícil el masticar ;-)

BIPOLAR dijo...

Jellous Fran
Vaya bombones que guardas en la recámara. Dos preciosas niñas de sonrisas llenas de dientes.

Es cierto, cuesta comentar, en mi caso es por desconocimiento.
Es espinoso, por eso, sólo apunto en los sentimientos.

Cuesta meter el pie desnudo, pero luego deja huella en la piel, y apetece arrastrar la arena entre los dedos.

Pilar dijo...

Me ha gustado esta entrada, a mí me pasa un poco como a tí, hay muchas cosas de la tecnología ésta que no domino.
Tampoco me importa quien me visite
y desde luego me abruma cuando lo hace mucha gente.
Tus niñas son una monada. Ya había visitado su blog alguna vez, y no sé si incluso había hecho algún comentario. Les he enseñado a mis hijos su blog. Cuando viajásteis a Africa en Navidad.
Francisco, sigue con ello, a veces tenemos crisis.
Precisamente lo que admiro de tu blog es lo poquito que te miras en el ombligo, el mío a veces es demasiado personal.
un abrazo bloguero.
Te animarías a una cena bloguera burgalesa que estamos intentando preparar???

Francisco O. Campillo dijo...

Bipolar
los sentimientos que apuntas siempre hacen reflexionar a los CAMINANTES... son un tesoro.

Pilar
Gracias, shukran por tu comentario y tus piropos.
Sobre la cena... si es en viernes o sábado, contad conmigo ;-)