03 mayo 2008

Mi amigo Julio


Cuando inicias un camino, nunca sabes lo que te vas a encontrar en la andadura. Ahí radica la emoción.


En esta aventura, yo he tenido la fortuna de conocer a Julio, todo un tipo. Nuestra relación comenzó con un excelente cómic que nos regaló para difundir la realidad del Sáhara. Para que los más peques de la asociación con la que colaboramos supiesen qué estamos haciendo y por qué lo hacemos.


Hoy, Julio ha decidido tomarse un respiro. Sé que tiene razones poderosas para ello. Tal vez tengamos que reinventar la revista SHUKRAN… tal vez. Sólo hay una cosa de la que no me cabe la menor duda: en este negocio yo he ganado un amigo. No es mal balance.

3 comentarios:

PILAR dijo...

Me quedo con la primera frase.
Me quedo con que hayas ganado un amigo.
Siento no haberte comentado últimamente, la verdad es que estoy un poco dispersa.
Sí te visito, pero para escribir cualquier cosa prefiero no hacerlo.
Abrazos.
Por cierto me ha gustado el dibujo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Ganar un amigo es ganar un mundo.

Francisco O. Campillo dijo...

Pilar
En CAMINANDO serás siempre bienvenida; dejes o no tu comentario.

Pedro
Ya estoy en esa edad en que tu afirmación empieza a cobrar todo su sentido.