15 febrero 2008

Mi voto

Dentro de pocos días decidiremos quienes son nuestros representantes en el gobierno de la nación. El sólo hecho de poder hacerlo de manera libre y voluntaria, para mi ya es un motivo de alegría.
Debo hacer una confesión: hasta ahora, siempre he votado al partido que ha ganado las elecciones. Nunca por oportunismo, aunque algunas veces, mi paseo a las urnas haya sido más alegre e ilusionado que otras. Esta vez no será así. Creo que las dos opciones mayoritarias han emprendido una espiral que no beneficia a nadie. Al menos, no me beneficia a mí.
Antes de decidir que papeleta elegiré, he pensado en el modelo educativo que prefiero, como quiero que sea nuestra sanidad, como me ofende que quieran comprar mi voto o que me la pretendan meter doblada… Por cierto, que nadie piense que ningún partido “ha robado” mi voto a ningún otro ¡menuda estupidez! Mi voto es mío y no dejaré que nadie me lo “robe”. Y puestos a decir obviedades… Desde hace unos años hay una idea que me ronda por la cabeza. Creo que uno de los grandes paganos de nuestro sistema de libertades fue el pueblo saharaui. Lo digo absolutamente en serio. En el ya lejano 75, decidimos mirar hacia delante y encarar un futuro esperanzador pero cuajado de dificultades. Yo era simplemente un niño y tenía muy poca conciencia de aquel proceso. Pero con la perspectiva de los años, estoy convencido de que España decidió abandonar a su suerte –dramática suerte- a los saharauis. Tal vez no quedaba alternativa.
Para decidir mi voto he sopesado qué es lo que creo que es conveniente para la sociedad en que me gustaría vivir mañana. Pero nada de ello me impedirá exigir, al día siguiente de las elecciones -a quien quiera que sea el que ocupe el gobierno de España- que cumpla con nuestra deuda histórica hacia el pueblo saharaui. No puede ser de otra manera. Los derechos fundamentales no pueden negociarse.
.
Y aunque no tiene nada que ver con el post, si quieres leer un hermoso relato pincha aquí
.
Nota al margen
Éste es el post número 300 en CAMINANDO
.
Actualización del 18 de febrero
Estoy oyendo en "Julia en la Onda" que cuatro de mis compatriotas han puesto su voto a la venta en EBay. No es coña ¿O sí?

6 comentarios:

Raúl Urbina dijo...

300 entradas es un buen trecho de camino en el desierto. Espero de todo corazón que los gobernantes que surjan de estas elecciones de manera más certera que su deambular entre rifirrafes en las elecciones. Y lo que dices, Fran: no nos tenemos que olvidar del pueblo saharaui, al que le dimos la espalda. A ver si le podemos volver a mirar de frente con nuestro apoyo y nuestra lucha a favor de su causa.
Un abrazo y enhorabuena por estar en el camino.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

"Mi voto es mío": toda una definición de buen sentido de la democracia, querido Fran.
Felicidades por el post número 300.

Francisco O. Campillo dijo...

Raúl
Soy muy poco optimista sobre los gobernantes que surjan de las urnas. Sin embargo, me ilusiona pensar que como se duerman en sus laureles, la sociedad civil les daremos una pasada que ni se van a enterar.

Pedro
"Mi voto es mío" es una de las frases a la que le di varias vueltas antes de publicar el post. Me parecía muy "miista" ;-)
Ahora me alegro de haberla dejado tal cual y de que mantenga su mensaje.

migramundo dijo...

Con respecto al abandono saharaui pienso que es cierto, más producto de la diplomacia del miedo que de otra cosa. Saludos.

Francisco O. Campillo dijo...

Migramundo
Hora va siendo de dejar atrás el miedo. Y de defender lo que es justo.

Antònia P. dijo...

Migramundo, no fue fruto del miedo en absoluto. Yo también creía eso hasta que empecé a leer y a desempolvar artículos de prensa de la época. Cuestión de dinero y mucho.
Fue una venta en toda regla. Cualquier día recupero un post de mi blog en catalán y lo subo para refrescar la memoria.
Saludos.