31 agosto 2007

Gabriel Tizón

El joven fotoperiodista Gabriel Tizón ha aceptado nuestra invitación, y el próximo número de la revista SHUKRAN podrá contar con una parte de su obra. Gabriel es un fotógrafo gallego que ha recorrido medio mundo con una cámara comprometida con las dramáticas realidades de las que ha sido testigo. Pero por favor, visita su web en http://www.gabrieltizon.com y descubrirás de que estoy hablando.

La foto, naturalmente, es de Gabriel Tizón.

8 comentarios:

Antònia P. dijo...

Francisco,
te paso el premio al Blog Solidario que me llegó de mano de Dunna. Felicidades. Pásalo.
Un abrazo solidario.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Fran: gracias, de nuevo, por descubrirme a alguien tan interesante como este fotógrafo. Gracias.

Blogofago dijo...

Magnificas y comprometidas fotos.

Con los buenos fotografos siempre siento la sensacion de que son capaces de "ver" cosas que si yo estuviese al lado no conseguiria fijarme

Francisco O. Campillo dijo...

Me alegro que os guste la obra de Gabriel. A mi he sorprendido la rapidez de su respuesta. Ha sido inmediata. Y eso que a tenido que enviarnos las fotos desde el lugar en que estaba desarrollando su trabajo en ese momento. Y os recuerdo que es un viajero impenitente.

Joaquina dijo...

Al fin he tenido tiempo de visitar la web de Gabriel Tizón con calma. Hermosas fotos, algunas muy duras como la realidad que retratan. Increíble lo que se puede crear con sólo una nariz roja de pallaso.

Joaquina dijo...

Ays, diría que payaso es con Y. Perdón....Pero los de Pallasos sense Fronteres existen!
PD. cosas de hablar tantos idiomas, y ninguno bien (el castellano sí, que conste).

Francisco O. Campillo dijo...

Joaquina
Ya verás como nos queda el próximo SHUKRAN con las fotos de Gabriel, los poemas de Agaila, los dibujos de Julio, el trabajo en la web de Carlos, una entrevista que será exclusiva... tu trabajo de documentación. Parece imposible, pero cada número nos superamos. Al menos, esa es mi opinión

Joaquina dijo...

Entrevista en exlusiva??????? La curiosidad me mata!
Seguimos trabajando en nuestra utopía posible y que nos hace caminar!