10 marzo 2009

Almendros



Aunque en primer término estén nuestras miserias, aquí viene la primavera abriéndose paso.

A mi amigo
Pedro

9 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Mil gracias por la dedicatoria.
Lo bueno que tienen los almendros en flor es que no intentan desviar nuestra mirada.

Cornelivs dijo...

Hermoso olor el de las flores de almendro...uno de mis preferidos.

un abrazo.

Teresa dijo...

¿Que hay en la miseria que de tanta no alcanzo a ver con definición?

Merche Pallarés dijo...

Precioso homenaje a nuestro PEDRO. A ver si pone más fotos de almendros y no tanto óxido... Besotes, M.
P.D. ¿Alguien sabe algo de ANTONIA P.? Espero que esté bien...

Anónimo dijo...

Buena perspectiva; detritus y flores, excelente dicotomía en el mismo plano

Francisco O. Campillo dijo...

Sobre nuestra amiga Antònia, os comento que ayer mismo nos envió un excelente artículo para la revista SHUKRAN.

Poco más os puedo decir, aunque intuyo que no esá en sus mejores momentos; tal vez siga con aquellos vértigos que tanto la molestaron hace unas semanas.

Im-Pulso dijo...

Hola,
Pásate por Im-Pulso y observa la columna de la derecha. Te ha tocado...
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buen detalle primaveral, sí señor. Yo, como Félix, también te he incluido en mi lista. Saludos.

Anónimo dijo...

Cómo olvidar la vitalidad y maravilla de los almendro en flor de Caderechas.
La primavera nos recuerda que le debemos un tributo a la naturaleza.
Abrazos!